Restan diez partidos que van a decidir toda una temporada

La Segunda División B afronta el último cuarto de competición –diez encuentros– a partir de este fin de semana. Y con su extraordinaria reacción en la fase invernal, y pese al sufrimiento de los primeros partidos donde se fue colista durante varias jornadas, el Club Deportivo Ebro lo va a afrontar en unas condiciones muy parecidas a las temporadas precedentes.

En la presente, tras los 28 partidos disputados, ha sumado 37 puntos, dos menos que en las dos primeras campañas y uno más que la pasada. Curiosamente, el puesto en la tabla es el mejor de los cuatro (noveno frente a undécimo la última y décimos en las dos anteriores).  En los diez enfrentamientos últimos, se sumaron 15 puntos en la campaña 15/16 , para acabar décimos con un total de 53, con trece de ventaja sobre el descenso y uno menos sobre la promoción, quedando la Copa del Rey a siete. En la 16/17, se finalizó en 12ª posición, con cuatro puntos menos, quedando la Copa del Rey a siete puntos y alejados en otros siete de la promoción y a once del descenso. La temporada pasada, llegando a la jornada 29 con dos puntos menos, se lograron nada menos que veinte puntos en el tramo final, para acabar con más puntos que nunca (56). El equipo se ganó su participación en Copa del Rey con una semana de antelación y tuvo opciones de jugar los play off de ascenso hasta la última jornada. El puesto de promoción fue para el Llagostera, con 42 puntos, mientras que el descenso quedó en 41.

A POR SEIS PUNTOS MÁS. Partimos de idénticas condiciones en la actualidad. Comparando datos, se puede pensar que como mínimo se necesitan seis puntos para evitar cualquier problema con la parte de abajo. Una vez se logre este objetivo, para repetir el sueño de la Copa del Rey serían necesarios entre 17 y 21 puntos, a tenor de lo acaecido otras campañas. Algo que exigiría sumar al ritmo que se llevaba hasta la derrota de la semana pasada ante el Peralada, algo sin duda muy exigente.

Por todo lo anterior, las dos próximas jornadas son decisivas. Se viaja a Cuenca para vérselas con un rival en apuros y, posteriormente, recibimos a un Barcelona B que no está realizando la campaña que se esperaba del cuadro blaugrana, y puede ser accesible viendo los antecedentes ante filiales similares que cayeron en La Almozara, como Villarreal B y Valencia-Mestalla.

Pero tampoco hay que engañarse. Va a ser complicado, porque la mayoría de equipos también estarán jugándose la temporada. Queda por enfrentarse a la mayoría de rivales que están por encima y, muchos de ellos, seguirán con sus aspiraciones vivas en el momento de enfrentarse a los nuestros. Por arriba, hay que viajar a campo del Atlético Baleares y Villarreal “B”, mientras visitarán La Almozara el Cornellá y los dos filiales barceloneses (que aunque parten con desventaja vendrán a apurar sus opciones de entrar en la fase de ascenso). Además se viaja a Olot, aspirante a la Copa del Rey y rival directo en estos momentos. Y el resto están o pueden estarse jugando la permanencia: Conquense, Teruel y Levante a domicilio y Ontinyent en Zaragoza. En definitiva, se prevé un final exigente y que requerirá que los arlequinados vayan cumpliendo sus objetivos paulatinamente aunque sin urgencias.

Foto: Rubén Losada.FotografiArte.

Comentarios