Hay que seguir con la racha positiva pese a la peligrosidad del C. D. Castellón

El Club Deportivo Ebro recibe el domingo al “rey del empate”, (domingo, 12:00 horas, Aragón TV), con el objetivo de sumar la séptima jornada consecutiva sin perder en casa. De hacerlo mediante un triunfo, los nuestros darían un nuevo paso hacia la tranquilidad y podrían empezar a soñar con metas más altas. Además, después de la igualada en Castalia (1-1), habrá ciertas ganas de derrotar a un rival al que se pudo superar ampliamente de no mediar la extraordinaria actuación del guardameta rival. No obstante, los albinegros han variado notablemente su plantilla en el mercado invernal y son un conjunto que encajan pocos goles en relación con la situación que ocupan, penúltimos en la tabla.

Hasta ocho jugadores ha incorporado el C. D. Castellón en este mercado de invierno. Entre ellos destaca Rubén Díez “Jamelli”, viejo conocido pues vistió la arlequinada el año del ascenso y ya nos visitó con el C. D. Teruel esta misma campaña, haciendo el único gol de su equipo. Coincide con Eneko Satrústegui, otro hombre que conoce bien la casa, puesto que estuvo a las órdenes de Emilio Larraz hace dos temporadas. Las demás incorporaciones son Jairo Cárcaba, Samu Adéníran, Óscar Fernández, Rubén Ramos, César Díaz, Elián Guillén y Julio Delgado. Por su parte, han abandonado la disciplina del club Hicham, Máyor, Acevedo, José Carlos, Ruiz y Olyinik. Toda una revolución que llegó tras la sustitución de David Gutiérrez en el banquillo por Óscar Cano. Los castellonenses tienen veintidós puntos, nueve menos que los de Manolo González. Son el rey del empate de la categoría, igualados con el Real Unión de Irún del Grupo IV, con trece, y han sumado tres victorias y siete derrotas. Sin embargo, comparándolos con otros conjuntos en zona de descenso o promoción, el número de goles que encajan es significativamente inferior. Tanto es así que nuestro equipo lleva un gol encajado más pese a la diferencia de puntos.

No ha ganado a domicilio en lo que va de temporada, pero ha sumado ocho empates en doce partidos, la mitad de ellos sin goles. Las tres últimas salidas han acabado en tablas, con solo un gol encajado, en la primera de ellas, ante el Barcelona “B”.  Después, ni Atlético Baleares ni Villarreal “B” pudieron batir la meta blanquinegra, dándose el hecho curioso de que en la primera vuelta también les sacó un empate a ambos equipos de la zona alta. Las derrotas a domicilio han sido con equipos de la parte media o baja: Peralada, Ejea, Badalona y Ontinyent.

EN EL MEJOR MOMENTO DE LA TEMPORADA. El C. D. Ebro llega en su mejor momento, con una sola derrota en los últimos once encuentros, venciendo a domicilio a uno de los aspirantes al ascenso y convenciendo con su juego. Tiene una deuda pendiente con su afición, pues en La Almozara ha conseguido menos puntos que a domicilio y los aficionados esperan que de una vez por todas llegue una victoria clara y rotunda, y que no haya que sufrir.

La mala noticia del partido jugado en el Rico Pérez se confirmó el lunes, con la grave lesión de Tiago Portuga, un jugador muy utilizado por Manolo González. Pero Ander Garitano no se duerme en los laureles y ya está en nomina Javier Cantero. Pero la buena dinámica que lleva el equipo invita a ser optimista y, en caso de lograr el triunfo, sería la séptima jornada que acaban invictos en casa. Más importante aún, viene una fase del calendario donde los rivales están por debajo del nuestro: Castellón, Alcoyano, Ejea, Sabadell, Peralada y Conquense, y que en caso de obtener resultados positivos dejarían finiquitada la salvación y al equipo lanzado hacia la parte alta.

Finalmente, el colegiado de la contienda será el bilbaíno Gorka Etayo Herrera, debutante en la categoría. El único encuentro que ha dirigido del Grupo III fue la victoria del C. D. Teruel en Pinilla ante el Barcelona “B” (1-0).

Comentarios