El C. D. Ebro ata en corto al líder y convierte un sueño en realidad (0-1)

El fútbol siempre da otra oportunidad. Tras el tropiezo de la semana pasada ante la S. D. Formentera, el C. D. Ebro tenía un horizonte poco halagüeño, pues el primer rival era el todopoderoso líder R.C.D. Mallorca, invicto hasta ahora en Son Moix. Pues bien, nuestro equipo ha realizado toda una proeza en la matinal del domingo, venciendo con todas las de la ley donde nadie lo había hecho antes.

Y es que el conjunto dirigido por Emilio Larraz ha demostrado a lo largo de la competición de que pasta está hecho. Un grupo que no se rinde, que siempre da la cara y que mantiene una férrea disciplina a las órdenes e indicaciones de su entrenador, lo que hace que ningún partido se dé por perdido sin antes disputarlo. Emilio dijo que el partido era un reto mayúsculo, pero que su equipo sabía como tenía como jugar. A fé que lo ha demostrado.

DISCIPLINA ESPARTANA. Viendo las sesiones preparatorias de la semana, se preveía que Emilio Larraz iba a disponer de una defensa de cinco hombres, con un centro del campo formado por cuatro jugadores y un solo hombre más adelantado. La disposición táctica, seguida por sus jugadores con una disciplina espartana, dio sus frutos y el conjunto local se vio absolutamente maniatado, incapaz de generar ocasiones de gol, salvo alguna  aislada por la gran calidad técnica que atesoran sus jugadores. A los 15 minutos, un córner desde el lado izquierdo del ataque visitante fue botado por Gerrit, el balón llegó muy bombeado hacia Michele Diana, que remató picado. El balón botó dentro del área sorprendiendo a Reina y se coló por su escuadra derecha.

Ya todo fue un querer y no poder del conjunto bermellón, cuya mejor ocasión llegó en el segundo periodo en un balón que se estrelló en el travesaño de la meta defendida por Salva. También pudo ampliar la renta el C. D. Ebro, pero el meta local las abortó. Al final, un triunfo de enorme prestigio ante un líder que fue despedido con pitos por sus seguidores.

No está todo hecho, ni mucho menos. Los 42 puntos previstos para salvar la promoción van a quedarse cortos, aunque sí podrán valer para evitar el descenso directo. Queda un largo camino por recorrer pues hay que sumar nueve puntos más cuanto antes para, de esta forma, cumplir con el primer objetivo del club, que no es otro que asegurar de forma matemática la permanencia en la categoría.

Toca seguir remando, y el próximo rival será el Valencia-Mestalla, el próximo domingo en La Almozara a las 12:00 horas.

FICHA TÉCNICA

R.C.D. Mallorca: Reina, Sastre, Bonilla J. Ángel, Xisco, Pedraza (Damía, m. 62), Aridai, Salva Sevilla, Abdón, Cedric (Bustos, m. 65) y Fran Gámez (Ndi, m. 56).

Club Deportivo Ebro: Salva, Michele, Simón, Pajarero, Ubay, Javi Cabezas (Regino, m. 72), Teo Tirado, Gerrit, Mainz (Iván Forte, m. 78), Adri Cuevas y Borja Martínez (Tiago Portuga, m. 66).

Árbitro: Rubén Ávalos Barrera (Comité Catalán).

Tarjetas: Amarillas a los jugadores locales J. Ángel y Xisco. Por parte visitante fueron amonestados Borja Martínez, Ubay, Adri Cuevas y Tiago Portuga.

Gol: 0-1, m. 15,  Michele Diana.

Incidencias: Se jugó en Son Moix, con césped en perfectas condiciones y 5.400 espectadores en las gradas.

Comentarios